Que el timón de tu vida sea la elección y no la inercia

Que el timón de tu vida sea la elección y no la inercia

Permíteme lanzar una pregunta al aire un tanto provocadora: Si nadie dejaría a la sociedad conducir su coche, ¿por qué dejarla que guíe su mente? La mayor parte de la gente nunca llega a conducir. Es pasajera en los coches de otros. La mayor parte de las decisiones de...